Filosofía de los Protestantes

Es una defensa filosófica notablemente comprensiva del cristianismo. En el siglo XVIII se desarrolló un nuevo movimiento que abandonó la teología filosófica y la idea tradicional de que existe una armonía entre la fe y la razón, lo que llevó a lo que hoy se llama teología liberal en las iglesias protestantes.

Principios Filosóficos de los Protestantes

San Pablo advirtió a los cristianos, que tuvieran cuidado de que ningún hombre los desviara y confundiera  por medio de la filosofía y vano engaño y el mensaje de la cruz. 

Tillich creador de los principios protestantes, llegó a la conclusión de que esta doctrina, podía tener un alcance mucho más amplio de lo que se había pensado anteriormente. 

No se limitaba a la clásica cuestión religiosa de cómo el hombre pecador puede ser aceptable para un Dios santo, sino que podía entenderse que abarcaba también la vida intelectual del hombre y todas sus experiencias.

Así como el pecador es declarado justo a los ojos de Dios, así el incrédulo está poseído por la verdad aunque se desespere por encontrarla, y así la vida cultural en general está sujeta tanto a la negación crítica como a la afirmación valiente. Las fórmulas rígidas de la Iglesia Luterana fueron rechazadas mientras se afirma su contenido esencial.

Los primeros intentos de Tillich para elaborar los detalles de esta visión fueron los estudios de Schelling, las disertaciones para el doctorado en filosofía (1911) y la licenciatura en teología (1912). 

Especialmente en esta última obra, se puede discernir un sondeo de las implicaciones del principio protestante para la naturaleza y estructura mismas de la realidad, especialmente en su explicación de la visión de Schelling del pecado y la redención como un acontecimiento cósmico que abarca toda la existencia.

Ordenado clérigo luterano al concluir sus estudios universitarios, Tillich sirvió como capellán militar durante la Primera Guerra Mundial. La guerra fue una experiencia demoledora para él, no sólo por su carnicería y destrucción física, sino como evidencia de la bancarrota del humanismo del siglo XIX y lo cuestionable de la adecuación de la autonomía como única guía. 

protestante

la occidentalización del pensamiento 

La caótica situación de Alemania después del armisticio le hizo estar seguro de que la civilización occidental se acercaba al final de una era. Su respuesta práctica a esta crisis fue unirse al movimiento religioso-socialista, cuyos miembros creían que el inminente colapso cultural era una oportunidad trascendental para la reconstrucción social creativa.

Tillich caracterizó con el término kairós del Nuevo Testamento, a está oportunidad que significa un momento histórico en el que la eternidad irrumpe, transformando el mundo en un nuevo estado de ser. 

Las ideas, más que la actividad política, eran su principal interés. En puestos de enseñanza en las universidades de Berlín, Marburgo, Dresde, Leipzig y Frankfurt participó con entusiasmo en grupos de discusión buscando una nueva comprensión de la situación humana. 

En la mayoría de estos escritos, Tillich usaba la perspicacia que había adquirido como norma en los análisis de la religión y la cultura, el significado de la historia y los problemas sociales contemporáneos. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *